lunes, 31 de enero de 2011

1.997...Sensaciones de un viaje...

             Fue en 1.997 cuando por fín; pude dar el salto iniciático del Atlántico y aterrizar sobre tierra americana, por cuestiones de índole familiar, infraestructura y economía mi destino fue Venezuela.
            Las sensaciones de esa mini-aventura las plasmé en un largo poema. Lo insertaré en el "Blog" acompañado de imágenes que he subido de páginas WEB venezolanas, estas fotografías iran intercaladas con el poema.

                                 Sensaciones de un viaje...(Poema original de Joseba Ayensa)

                        Estoy en otra línea de flotación,
                        tanto es así:
                                          que no me doy cuenta que escribo sin reflexionar.
                       El otro día a una hora sin determinar
                       comenzaba a vivir y a morir
                                         ...era la distancia...
                                         ...era el viaje...
                       Esto es un caos,
                       cuando quiera dar forma a estos versos no encontraré su sentido
                       ¡Su línea de flotación!.
                       Es un momento especial
                       para que me tumbe sobre una nube de cristal
                       y arranque una piedra de dolor
                       al planeta donde Eros esconde el carcaj.
                       Y así,
                       dando forma y contenido a mi pensamiento
                       es cuando me embarga la sensación creadora de un segundo de humildad.
                       Hubo momentos especiales en que presentía sinfonías en todo mi ser
                       cuando una anaconda zigzagueaba entre el barro semi-reseco
                       de los llanos venezolanos.




       
                      Hoy no intuyo las sinfonías.
                      Hoy:
                             intuyo la realidad de un mundo interior,
                             casi cisterciense,
                                                      casi semi-desértico,
                                                                                    casi...
                    Es mejor que reflexione en un mundo paranóico,
                                                                                             ilusorio,
                    y muy lejano del sufrimiento.
                    Lo que mas me asombra de esta tierra sudamericana
                    es la redondez de sus gentes, una redondez armónica
                    de hermosas carnes voluptuosas,
                    predominan los marroncitos
                                      ¡Oh,!
                                              ¡Se me olvidaba!
                   los marroncitos son los cafés cortados en la península ibérica.





                      Tal vez me haya cansado de la inactividad física,
                                             "tal vez".
                      Un segundo de aburrimiento
                      son horas perdidas de creatividad.
                                            ¡Nó!,
                      no debo construir mis poemas
                      con pensamientos filosóficos,
                      se hacen pesados,
                                                 plomizos.
                      La poesía debe de ser ágil,
                                                              contundente,
                     debe apreciar lo que es bello,
                     también con mierda se construye un verso.



            

                      No exagera Gabriel García Marquez
                      en la descripción de estas tierras americanas,
                                          no exagera,
                      sus lluvias
                                     sus frutos
                      son alimentos del alma,
                      la exageración es lo cotidiano,
                      estoy libando la flor de una tierra barroca.
                      ¡Hasta mi poesía se convierte en exagerada!
                      es descriptiva.
                      Amo la piel de estas gentes,
                      huelen a calor tórrido
                                  aunque sea una redundancia
                      huelen a sabores mágicos,
                      no temen a contactar con otras pieles
                                 ¡No tienen malicia!
                      son un auténtico torrente de sensualidad.
                      Yo no tengo redondez en mis formas
                                         soy rígido como buen europeo.
                      No me arrastro por el tobogán de la concupiscencia.
                      En mi propia médula espinal escondo un tesoro.
                      ¿Cuándo dejaré de pensar?
                      ¿Cuándo podré a mi amor agarrar con fuerza?.
                      Las busetas, (Medio de comunicación cotidiano)
                      transportan todo lo que representa el sueño de estos suelos.
                      Van atiborradas de gente,
                                                             llenas hasta la bandera
                                                             de un estadio olímpico.
                                                             No tienen pudor a la hora
                                                             de abrazarse entre ellas
                                                             dentro de las busetas.
                                          ¡Y con el calor que hace!




                        Las ciudades son esotéricas
                                                                  porque todo en ellas es exotérico,
                        acudes a sus cascos urbanos, y son como todas las del mundo,
                        agobiantes,
                                         áreas comerciales,
                        tráfico,
                                   polución,
                        comercio,
                                       prostitución,
                        delincuencia,
                                           ilusión,
                        sueño,
                                  estudiantes que ván y vienen,
                        obreros,
                                     buhoneros,
                        mujeres que miran escaparates,
                                                                       bullicio,
                                    ¡Vida al fín y al cabo!.
                       Observas estas mismas ciudades desde la altura de sus cerros
                                                             y son bosques,
                       solo se ven sus árboles,
                                                           como si fuera un bosque no tupido,
                                                           donde de vez en cuando apareciese
                                                           algún que otro edificio extraño
                                                           a esa conglomeración de vegetales.
                       Yo me las he dado de marinero,
                                      mi caracter si que lo posee un poco.
                       Soy como una tabla de madera en medio del océano,
                                      siempre estoy a la deriva,
                       acato sin ningún pudor
                                                         la fuerza de las mareas.
                       Ni siquiera se gobernar el timón de mi estructura física.
                       Es decir: soy un mal marinero.






                       El otro día me bauticé como tal,
                       el otro día sentí el calor del agua y el sabor de la sal,
                       el otro día me arrastró la fuerza del mar.
                                     ¡Me asombró su fuerza!,
                                     ¡Me asombró se belleza!,
                      estaba deseando que mi barca de tres metros de eslora
                      zozobrase para escapar de la experiencia marinera,
                                    ¡Quería hundirme en las aguas cálidas
                                     del mar Caribe!,
                                    ¡Quería nadar, nadar y nadar!
                      despojarme de la ropa que me protejía del sol
                                    y desnudo
                      llegar a tierra firme,
                                                   al cerro de Chichiriviche,
                      y perderme entre la maleza semi-tropical,
                      rumiar sus raices,
                                                aullar como los monos que habitan esos parajes,
                                                y como ellos,
                                                                    como el macho dominante de sus tribus
                      defecar en mis propias manos
                      y lanzar las heces a los intrusos que acuden a especular
                      en los límites de su territorio.
                                              ¡Sí!,
                                                     ¡Es así!
                     como los monos se defienden de sus depredadores.
                     A los indígenas ya no les sirven esos métodos para ahuyentar
                     a las armas de metal y fuego.
                                            ¡Ya no les sirven!
                     ¡Soy un romántico!
                     soy un romántico en esta época de confusión,
                                    en esta época de crisis,
                                                 por eso
                    me pongo a caminar descalzo por la maleza rastrojera
                    entre colores: verdes caquis y pestichos,
                    que envuelve en esta época la montaña venezolana.





                                                        La maleza arde como la yesca,
                                                        los árboles se mantienen intactos,
                                                        los mangos conservan su verde explendoroso
                                                                        esperan la lluvia
                                                                        el agua vivificante.
                       A los dos día de torrenciales lluvias
                       la hierba vuelve a crecer con todo su vigor ¡Con toda su fuerza!
                       y el verde frondoso cubre todas las montañas y llanuras.
                                                       ¡No puedo olvidarme del césped!
                                                       ¡No puedo olvidarme de los campos de golf!





                     no se ven cruces,
                                                no se ven signos que recuerden a la muerte,
                     solo césped
                                        y pequeñas placas cubiertas por la hierba,
                     tienen nombres ocultos,
                                                         escondidos,
                    los poderosos no quieren vivir con la muerte
                                                         y
                                                     llaman
                                                         a
                                                        los
                                                  cementerios
                                     "Campos del recuerdo eterno"
                                                         y
                                                viven con ella
                                    ¡Ya lo creo que viven con ella!
                                   y se protejen de los delincuentes





                        de los que no poseen mas que un ranchito construido con hojalata
                        y de un machete mellado por el óxido.
                                               ¡Se protejen!
                        con jaulas de sílice y oro,
                        emplean mas del cincuenta por ciento de su plata
                        para huír de la pobreza de los desheredados.
                        ¡Que lástima que los que mas poseen, no tengan la libertad
                         de dar un corto paseo con sus allegados!.
                        Siempre utilizan el coche para sus desplazamientos,
                        el deporte lo practican en las instalaciones de sociedades limitadas.
                        En fin,
                                 soy ingrato conmigo mismo y con los que me han
                                 protegido durante el viaje,
                       ya,
                            que yo pertenezco a la clase de los dominantes.






                       No me hubiera importado desprenderme de mis ataduras
                       físicas en Venezuela,
                       los campo-santos de los nativos son pequeñas construcciones de juguetes.
                                                        ¡No dan miedo!
                                                        ¡No dan respeto!,
                      se puede jugar al escondite entre sus cruces
                      y capillitas,
                                       parecen casas de muñecas.
                      Terminaré este recorrido en sus caminos y carreteras,
                       los coches son auténticamente suicidas,
                       la circulación es caótica,
                                                            corren,
                                                                       no respetan,
                                                                                          adelantan,
                                                            se cruzan,
                      ¡Oh!, ¡Que peligro!,
                                                     ¡Zas!
                                                ¡Topetazo!
                      ¡Cráneos al descubierto!
                      ¡Pérdida de masa encefálica!
                                                ¡Lisiados!,
                                                                ¡Cojos!,
                                                                             ¡Tuertos!,
                     en fin:
                              una auténtica marabunta,
                                               y
                              los familiares,
                                                   imaginaros,
                    recuerdan a sus finados
                    con capillas
                    a lo largo de kilómetros de carretera,
                    una aquí
                                 otra allá
                                              alguna en acullá,



      


                        poseen vírgenes
                                                 santos
                        ¡Imágenes cristianas!
                        ¡Imágenes de sincretismo religioso!
                                         ¡Vudú!
                                      ritos paganos,
                                      ritos católicos,
                        un lugar caótico,
                        un lugar único,
                        un lugar donde impera el universalismo. 

             
                     
                   

1 comentario:

  1. Reflexión sobre un pais, sobre la poesía, sobre uno mismo. Un abrazo

    ResponderEliminar