jueves, 3 de febrero de 2011

Avenida "CAN TUNIS"

                Tenía que llegar el momento de mencionar a uno de los mejores cineastas del siglo XX, sobre todo por su valentía, sobre todo porque perteneció a la generación marcada por la ilusoria revolución pacífica del Mayo del 68, sobre todo porque no escondía su homosexualidad, sobre todo porque fue engullido por los vacíos de los espacios antes de que apareciese la gran cortapisa a la liberación sexual como fue el SIDA y sobre todo por encima de lo que he enunciado porque era artista, dramaturgo y sincero en todo lo que realizaba, se nota plano a plano en su cine, en la atmósfera de "Querelle" y en el realismo atroz que marca "La ley del mas fuerte".





             Me refiero a Rainer Werner Fassbinder segun dice su biografía; nació el 31 de Mayo de 1.945 y murió el 10 de Junio de 1.982.
             Recuerdo cuando ví la película Querelle (1.982), me impresionó la atmósfera de sus planos, la historia y me conmovió la magnífica interpretración de Jeanne Moreau en el papel de "Lysiane" (Madame del prostíbulo), ¡Todavía resuena en mis oidos la canción que interpretó!





            Descubrí a Rainer Werner Fassbinder con La ley del mas fuerte (1.975). Me impactó tanto, que cuando escribí mi poema: Avenida "Can Tunis" quise darle el mismo final que tiene la película.






                                                            AVENIDA "CAN TUNIS"

                                              Duerme,
                                                           duerme,
                                              duerme,
                                                           duerme
                                       la luna llena
                                       en el aterciopelado regazo de una mariquita nocturna.
                                              Duerme,
                                                           duerme,
                                      entreabre sus ojos
                                      para contemplar el pintarrojeado rostro,
                                      y la luna
                                                   danzando
                                                                  danzando
                                     se escapa
                                                    se evade
                                     hacia el abismo de los espacios,
                                     el bujarrón tropieza,
                                     no se sostiene en sus zapatos de astifino tacón,
                                     es abandonado por el helador astro,
                                     su soledad es patente.
                                     Una gran avenida,
                                     algún que otro automovil,
                                     una bicicleta,
                                     un camión de gran tonelaje,
                                     dos gatos fornicadores
                                     y un hilo de sangre
                                     que fluye de la comisura de los labios.
                                     En la mañanada gris y plomiza
                                     está tumbado sobre el asfalto,
                                     jadea penósamente,
                                     un perro callejero le huele,
                                     las moscas entrecortan su hálito,
                                     un gorrión aprovecha
                                     para darse un suculento desayuno.
                                     El maricón enamorado de Selené
                                     ni tan siquiera llega a despojo
                                     todavía tiene vida en su despejada frente,
                                     su cuerpo astral se libera
                                     y observa,
                                                     observa,
                                     observa
                                     la gran avenida solitaria,
                                     a un lado el puerto marítimo de una gran ciudad
                                     y al costado
                                                       una montaña transmutada en camposanto,
                                     hormigas,    
                                     gaviotas,
                                     moscas,
                                     gorriones,
                                     palomas,
                                     y centenares de agujas hipodérmicas abandonadas
                                     en la avenida de "Can Tunis",
                                     dos paseantes
                                     de sexo bien definido y distinto
                                     le observan,
                                     abren desmesurádamente los ojos,
                                     se acercan,
                                     le toman el pulso,
                                     todavía está vivo,
                                     le arrebatan la cartera con mil duros,
                                     su documentación,
                                     la blusa femenina,
                                     los pantalones vaqueros,
                                     los zapatos de tacón,
                                     el tanga negro,
                                     lo pisotean desnudo,
                                     se ríen
                                     y su dignidad
                                     la mezclan con coca y un gramo de heroína
                                     y hacen con ella el cóctel del "Cha cha chá".

                                                            (Poema original de Joseba Ayensa (Poeta-cantor.)

                                  

                                     
            

1 comentario:

  1. Me impresionaron mucho las peliculas de Fassbinder cuando las ví, y también tu poema la primera vez que lo oí, y también hoy, en que ya no se hacen cosas así.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar