martes, 11 de febrero de 2014

Dos besos poéticos...Dos poetas...


              Continuo mi estancia por calles, callejuelas y callejones de la capital del tempestuoso mar Cantábrico, Gijón (Asturias).
              Muchas idas y venidas en los trenes de vía estrecha, en los trenes que rompen la maleza de los bosques, trenes románticos y de mucha, pero que mucha poesía.
             Recuerdo a un poeta de la tierra que me vio nacer, Navarra, el mas activo del grupo Traslapuente, se trata de Pepe Alfaro, apenas nos conocemos, he tomado con él un café cortado y le llegué a recitar mi poema "Plaza de Sant Felipe Neri", pero; hemos mantenido una amistad cordial a través de las redes de "Internet" y nos hemos comunicado por la red social de "Facebook". Ha leído parte de mi obra y yo le he leído a él. En una ocasión me dijo que mi poesía era "mediúmnica". No estoy del todo de acuerdo con el aedo ribereño. En mi poesía, aunque es caótica, siempre he buscado lo que quería decir y como interpretarla, he buscado lo trascendente y lo teatral, he buscado la forma natural del lenguaje y cuando he empleado signos ortográficos lo he hecho a conciencia, sabiendo las pausas y descansos que creía conveniente.
             Voy a dar la razón a Pepe Alfaro, el último poema que acabo de escribir es "Mediúmnico", comencé a escribirlo para continuar con la 2ª parte de "Los sueños rotos de Olaitz" mi única novela escrita. Este poema se me ha escapado de las manos, de mis órdenes mentales ¡Se ha hecho a si mismo!, durante varios días, varios momentos y situaciones de mi estado anímico ha surgido de mis adentros para lanzar dos besos poéticos a dos poetas barceloneses, dos poetas ácratas, dos poetas que saben decir sus versos, dos poetas que saben enfrentarse a sus oyentes, dos poetas auténticos. Me refiero a Jesús Lizano y Xavier Sabater


Jesús Lizano - "Lizanote de la Mancha"

                                    Las venas se paralizan.
                                    Herrumbre que carcome el horizonte.
                                    Se balancea el alma
                                              se balancea
                                    la nave obtura escapes de agua
                                    viento
                                             tormenta
                                                          éxtasis
                                   columpio de amaneceres
                                   incógnita mirada a los adentros.
                                   Asesino el instante,
                                   el momento de escribir estos versos vesánicos.
                                   Danzo al compás de las olas
                                   de mi tormento
                                   de mis dudas
                                         ¡Cataclismo!
                                   ¿Hacia donde navego?...¡Dios mío!
                                   ¿Con que mano acaricio epidermis ajenas a mi memoria?
                                   prostituyo el vello de canas incipientes...
                                   ...se ha pasado el tiempo
                                                                       se ha pasado.
                                   Hogueras en medio del océano
                                   engullidas por la fuerza centrífuga de las mareonas.
                                   Y pienso
                                    y cavilo
                                    y medito
                                     ¡Crisis!
                                     ¡Crisis!
                                     ¡Crisis!
                                   ¡Soy un ignorante!...
                                   ...aquí estoy, escribiendo
                                   ¿Versos?...
                                   ...ni siquiera ser transmitir mi pensamiento mas íntimo.
                                   Aventura
                                   odisea sin destino
                                   carcasa que se precipita
                                   de nube a nube
                                   de cúmulo a cúmulo
                                   cirros oscilantes
                                   aluvión de quejidos.
                                   Y la tempestad arrecia,
                                   grietas profundas,
                                   abismos que enjuician,
                                   iluminados
                                   arrastrados por el odio
                                   y levantan
                                                  levantan
                                   a los cadáveres,
                                   camarotes aterciopelados.
                                   Duda
                                           dudo...
                                   duda
                                   ¿Por qué repito los manotazos?
                                   y siento que soy violento
                                   y siento que arrastro los besos,
                                   besos ateridos
                                      ¡Canallada!...
                                   Luz de luces
                                   cabalga sobre mi alma herida
                                   cabalga sobre mis callos adormecidos.
                                   Me entrego a la luz
                                   para seguir rimando estrofas
                                   para que mis manos suden
                                   se deformen por la artrosis.
                                      ¡Crisis!
                                      ¡Crisis!
                                      ¡Crisis!
                                  Y sigo esperando
                                  algo etéreo
                                  que se evapora,
                                  luciérnagas endureciendo el obelisco.
                                  Y las nubes sudan
                                  derraman agua
                                  sobre  la incógnita,
                                  sobre estos segundos
                                  donde la memoria - mente
                                  entra en vigilia
                                  permanece atenta
                                  para juntar letras, palabras
                                  este bolígrafo de poeta pobre se desplaza
                                  en hojas cuadriculadas...
                                                                       rectilíneas.
                                  ¡Soy curvo! ¡Re - dios!
                                  lameteo las barbas del maestro poeta
                                  de Jesús Lizano
                                  y de sus innumerables aventuras,
                                  como un quijote
                                  se ha levantado el dulce pensamiento de lo prohibido.
                                  Largos
                                            y largos versos engullidos por el océano,
                                 laderas verdes
                                 verdes encuentros
                                 encuentros ateridos
                                 ateridos están los infiernos
                                 infiernos pensativos
                                 pensativos profesores
                                 profesores incautos
                                 incautos vengativos
                                 ¿Vengativos?
                                ¡Crisis!
                                           ¡Crisis!
                                                      ¡Crisis!
                               No me aclaro
                                                    no me aclaro,
                              la claridad pende sobre un oscuro pensamiento
                              ...se han marchado
                             ¡Cántico de esperanza!
                             Muerdo el mentón de un poeta,
                             un personaje imprescindible en las auroras boreales,
                             no fustiga a su poética...
                             Deseo homenajearle
                             ...nada más
                                              que porque sí,
                            no se columpia con la soga de los que ajustician
                            que dictan normas...
                            ...leyes de como rimar palabras,
                                            ¡Caos!
                                                      libertad
                           métricas incoherentes coherentes.
                                            ¡Un fuerte abrazo!
                                                                       amigo Xavier Sabater.
                           Polipoesía
                                           crisis
                           crisis
                                   polipoesía
                           avaricia de libertad
                           encuentro mediúmnico
                           en los infiernos del caos.
                              ¡Crisis!
                              ¡Crisis!
                              ¡Crisis!

    Un poema para dos colegas, poetas Jesús Lizano y Xavier Sabater, y mando un fuerte abrazo al ribereño navarro Pepe Alfaro 
                                     -Joseba Ayensa (poeta - cantor.)-


Xavier Sabater



  




                       


    


1 comentario: