miércoles, 18 de enero de 2012

OCAÑA...Artista plástico - Poeta - Un travestido en plena transición.

                    Normalmente siempre que inserto una nueva entrada en el "Blog" la comparto mas tarde en las redes sociales de las ondas ciber-espaciales.
                    Esta vez, lo hago al revés. Mi amigo del alma; Rafael Arroyo Villemur, en su cuenta de "Facebook" compartió un artículo aparecido en la Vanguardia titulado: Ocaña, o aquella Barcelona ¡Cómo nó!, ¡No pude resistir la tentación y compuse uno de mis poemas escritos "in situ" y "a vuela ordenador"!.


                                   Ocaña,
                                   un hombre travestí
                                   un travestí hombre,
                                   insolente
                                   desvergonzado
                                   caradura
                                   único,
                                   locura travestida
                                   arte volando sobre los vacíos del espacio.
                                   Ramblero universal,
                                   la oscura noche mecía sus piernas velludas con un adorno de tafetán virginal.
                                   Pasos de vírgenes
                                   pintura suicida de imágenes religiosas,
                                   pasos procesionales gamberros
                                   pasos andaluces iluminando el atardecer catalán.
                                   Ocaña feneció por ser el mas original de los artistas contraculturales en plena transición.
                                   se disfrazó de sol
                                   se disfrazó de sol eterno
                                   ardió con su disfraz,
                                   transfusión de sangre hepática
                                   afortunadamente no llegó a conocer la deriva del SIDA sobre las sienes de maricas enternecidos por murciélagos portadores de la rabia mas rabiosa.
                                   ¡Un beso a Ocaña!
                                   ¡Un homenaje de labios carnosos para el placer mas masculino y soñado!.

                (Poema prosaíco escrito "A vuela ordenador" la noche del 17 de Enero del 2.012)
                                         -Joseba Ayensa (Poeta-cantor.)- 


                     Poco puedo yo aportar a la imagen del artista trasgresor Ocaña. Solo decir que irrumpió en plena transición. Barcelona fue su punto de inició, su punto de inicio en una locura creativa sin parangón, en un momento donde brillaba la libertad sin tapujos, era como una explosión de deseos intelectuales y carnales en un carnaval interminable. Una consecuencia directa de la revolución del Mayo 68 parisino y de las ansias de liberación de un colectivo hasta entonces perseguido, humillado, aporreado no solo por el régimen dictatorial, si no también por la iglesia y sociedad, mal visto por derechistas y partidos de izquierda.
                   Ocaña fue uno más, de los que iniciaron el cambio de mentalidad para asumir y fortalecer las diferentes maneras de amar.






                Vídeos insertados desde el portal "Youtube"

4 comentarios:

  1. Ocaña artista emblemático trasgresor y provocativo de cuando las Ramblas eran un lugar fascinante en donde convivían los personajes mas surrealista junto a la movida cultural de los 70. Nada que ver con las Ramblas de ahora arrasadas por el turismo y convertidas en un parque temático para guris.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego lo que a mí me ha llegado de él es transgresión, atrevimiento, un ser genuino de la Barcelona cultural extinguida. Lo he visto en todas las palabras de tu poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Increible Ocaña! ¡Pena que nos dejase tan pronto! Personajes como él sólo hay uno muy de tarde en tarde, y permiten ver la sociedad invertida en un espejo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te acabo de descubrir y como agredeña, afincada en Barcelona hace muchos años me ha emocionado ver el río Queiles.
    Un saludo te seguiré.
    María de la Rosa

    ResponderEliminar