domingo, 27 de febrero de 2011

Gracias, ¡Muchísimas gracias! a Joán Ramón de Canals.

       EL CINE
                                 El cine nació hacia finales del siglo XIX, época de grandes e importantes descubrimientos científicos e industriales y en la que también existían y se perfeccionaban distintos medios de comunicación, lo cual fue fundamental para la expansión y crecimiento del nuevo arte.
            Fátima, la mítica bailarina de la danza del vientre, fue filmada por primera vez en la exposición de Chicago del año 1.896.
            El cine es el único arte que se abasteció de todos los demás: Danza, teatro, escultura, prosa y poesía, música y pintura; pero siempre necesitó más...¡Mucho más!.
            Creo que los años dorados del cine empezaron con las comedias de Mack Sennett y sus bañistas, hacia el año 1.918, duraron aproximadamente hasta el año 1.960, épocas en que los estudios poseían todos los ingredientes necesarios para desarrollar grandes historias, la mayoría de las veces obra de directores europeos afincados en Hollywood, que conferían a sus films unas dimensiones que antes no tenían, ya que todavía era un arte en experimentación y que después lo perdió para convertirse en films standards. El actual cine está falto de encanto y frescor, ya no existe ni el lirismo de sus argumentos, ni su belleza poética, ni su carga de emociones. Ahora se hace un cine sin misterio, cargado de efectos especiales, que por obra y gracia de la televisión podemos ver en pijama, estirados en el sofá de casa y en una pantalla de 20". La técnica actual y las multinacionales han terminado con las grandes salas de proyección donde un público ávido por olvidar sus problemas, compraba una entrada y se disponía a soñar.
             Cine: ¿A dónde fue tu glamour, tu genialidad, tu inspiración, tu romanticismo, tu misterio, tu amor-odio?.
             Cine: ¿Dónde están los grandes escritores que tenías secuestrados en tus estudios para que entre copa y copa te puliesen los guiones?, ¿Dónde están tus grandes directores?, ¿Dónde están las grandes batutas que tan genialmente dirigieron las partituras de los maestros?, ¿Dónde se encuentran los grandes interpretes?.
             Deseo recordar indistintamente algunos de los nombres que han hecho grande al cine: Louis B. Mayer, Irving Thalberg, Wallace Beery, Anita Loos, Scott F. Fizgerald, Ernst Lubitsch, Gloria Swanson, David, Lewis y Myron Selnick, Alfred Hichcock, Ágata Crhistie, William Shakespeare, Greta Garbo, James Dean, Irving Berling, Cole Porter, los Barrymore, Vicky Baum, Jean Harlow, Colette, Margaret Mitchell, Orson Welles, Bette Davis, Charles Chaplin, René Clair, Adoph Zukor, Jean Renoir, Roberto Rossellini, Walt Whitman, Edgar A. Poe, Mack Sennett, Moliere, Somerset Maugham, Erich Von Stroheim, Clark Gable...la lista interminable.
             Cine: ¡Mi homenaje sincero!. Desearía poder retroceder en el tiempo y recuperar toda tu magia, tu poesía, la belleza de tus imágenes. Gracias por haberme hecho soñar y por haber crecido contigo.

                                                           Juán Ramón de Canals (16-08-2.002)


            Agradezco a mi buén amigo Joán Ramón de Canals el artículo que aportó a la revista ¡Hasta siempre! del Nº 37 publicado en Septiembre del 2.002 y que fue dedicada al cinema y poesía.
            En diferentes entradas del "Blog" he ido insertando poemas de dicho Nº: "Too much flech", Avenida "Can Tunis" y Merece la pena besar la luna.
            En esta entrada insertaré los poemas: Deja que se rompa y Memento.


                                       Terciopelo azul ("Blue velvet")
                           Dirigida por: David Lynch (U.S.A. 1.986)


        

                                                             DEJA QUE SE ROMPA

                                               Deja que se rompa
                                               que se haga añicos el espejo,
                                               que a una hora sin determinar
                                               suene "Blue velvet"
                                                                 terciopelo azul,
                                               que entre dientes musite un verso,
                                               que un rictus de mi boca
                                               haga asomarse a mi estado de ánimo,
                                               que garras de terciopelo
                                                                                    lastimen a mi tostada espalda.
                                               Estoy loco
                                                              porque dejo pasar de largo la cordura.
                                               Que mi energía se desvanezca
                                               entre los cristales triturados,
                                               que mis labios sean abrasados por el carmín,
                                               que me ahogue con el semén
                                               helado en el pasado invierno,
                                               que en el verano ayacule
                                               lenguas flamígeras del volcán encendido,
                                               que un sorbo de absenta
                                               se disuelva en mi húmedo cristalino,
                                               que suene "Blue velvet"
                                                                        terciopelo azul,
                                               que no amanezca,
                                               que la noche transcurra,
                                               que las sábanas de algodón no se esfumen
                                               y que continúe llorando
                                               para que desaparezca el dolor de mi pasión.

                                                                      Joseba Ayensa (Poeta-cantor.)


                                         Memento
                                         Dirigida por: Christopher Nolan. (U.S.A. 2.000)



                                                             MEMENTO

                                                   "Memento mori"
                                                   como sustancia atesorada en copas cánopes,
                                                   solitario.
                                                   Desdén de incógnita.
                                                   Mi mundo es así,
                                                   como un arroyo que no desagua,
                                                   se encharca en ciénagas
                                                                                      que desprenden miasmas.
                                                   Es la locura del avestruz
                                                   que esconde entre sus alas su única verdad.
                                                   "Memento".
                                                   "Memento".
                                                   Quisiera cascar el huevo
                                                    para dejar de luchar
                                                    y descansar en mi propio seno alado.

                                                                Joseba Ayensa (Poeta-cantor.)
                                                                         

                           

1 comentario:

  1. Querido Joseba: Muchas gracias por "promocionar" mi artículo. Estoy siempre a tu disposición para cualquier ampliación del tema que compartimos: el cine.

    Un abrazo y "hasta siempre".
    Juan Ramón

    ResponderEliminar