lunes, 9 de abril de 2012

Rimas - Leyendas...La osadía de un poeta...¡Y olé sus huevos!...







               Hace unos días; y por casualidad, en el canal temático historia de una plataforma televisiva de pago estuve viendo un documental sobre Bécquer. Me enteré de que Bécquer no había publicado ningún libro de poesía en vida, que era un influyente periodista de la época con amistades muy poderosas durante el reinado de Isabel II (Corte de los milagros), que su aspecto era mas bien vulgar y poco atrayente, que su retrato mas conocido e idealizado es un grabado de su hermano el pintor Valeriano Bécquer, que su matrimonio fue un fracaso; pues fue abandonado con sus tres hijos (el tercero de dudosa paternidad) por su mujer, que su poesía fue ordenada, etiquetada y publicada por sus amigos cuando falleció, que su muerte fue debida a la sífilis y no a la tuberculosis. La leyenda dice que se retiró al monasterio de Veruela a curarse de la tisis, en realidad fue a descansar en unas vacaciones. Que se retiró a Toledo porque había caido en desgracia en Madrid. En Toledo, junto a su hermano Valeriano publicaron un trabajo satírico, crítico y pornográfico sobre Isabel II titulado: LOS BORBONES EN PELOTAS. Los dibujos eran de Valeriano y los textos de Gustavo Adolfo.
               Tenía otra idea sobre Gustavo Adolfo Bécquer, la que han ido hilvanando los intereses románticos y poéticos...Ahora me quedo con la trasgresora, con la disidente, con la subversiva. Comprendo que la siguiente expresión es un tanto machista: ¡Y olé sus huevos!. Si el poeta hubiese sido poetisa...exclamaría: ¡Viva sus ovarios!.


                                              Desde el Queiles...
                                                                          a orillas del Queiles
                                              siendo un niño
                                              observaba a las golondrinas negras blancas
                                              blancas negras, anidar en el alféizar de mi casa.
                                              Tierra de cenobios,
                                              claustros femeninos fornicando con las laderas del Moncayo.
                                              Desde Santa María de la Caridad en Tulebras
                                              lanzo versos para Veruela,
                                              Veruela misterioso...¡Me dán miedo!
                                              sus tumbas, sus sifilíticos, sus báculos obispales,
                                              esas celdas
                                                               donde se rimaron
                                                                                          las rimas de Trasmoz
                                             donde las brujas levitaron
                                             para observar los rizos
                                             del poeta
                                             que paseo por Borja
                                             olvidando su romanticismo,
                                             en Fitero calmó sus ardores
                                             para escapar a Toledo
                                             y transmutarse
                                             en gritos y aullidos.

 
                    Poema escrito "A vuela ordenador" la tarde del Lunes 9 de Abril del 2.012
                                            -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-

4 comentarios:

  1. La verdad es que siempre ha sido un gran desconocido; tanto su obra como su vida han pasado bastante desapercibida para la gran mayoría de la gente; fue un románico en el sentido más maldito y extenso de la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Genial Bécquer! y el somontano del Moncayo precioso, como tu comentario y poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tío, tu poema me ha dejado intrigado; pero qué bien escribes, joder; un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  4. Un poema tuyo de vez en cuando en un blog como el del "Le fou" siempre es una bocanada de aire fresco; gracias, amigo.

    ResponderEliminar