sábado, 10 de diciembre de 2016

ARTE - LITERATURA - Fragmentos de EROTISMO.

 

      He leído el poemario: La Comisura de Las Luciérnagas del poeta reinosano Sergio Balbontín.
      Me he tropezado esta mañana mientras viajaba en un tren de cercanías con un buen poeta, no solo lo acredita el libro que he tenido el gran placer de leer, si no los innumerables premios y reconocimientos que ha tenido a lo largo de su vida literaria.
      La comisura de las luciérnagas, ha sido galardonado con el XXX Premio Cálamo de poesía erótica.      Un buen libro de poesía, de los que llegan al corazón, cargado de VOZ poética y de mucha verdad. Sergio Balbontín ha tomado como acicate el erotismo para crear, jugar, deleitarse con las letras y realizar un trabajo literario y poético magnífico. Versos bien construidos, profunda música interior en ellos, hilvanados magistralmente, prosa que se entremezcla hermanada con el ritmo poético. No hay duda ¡Me ha gustado!, ha calado en la epidermis donde brota mi vello...Si no hubiera penetrado en mi alma, no estaría en una entrada de este "Blog".
      Me ha faltado el erotismo salvaje, el erotismo de epidermis, ese juego entre el deseo, la vista y el éxtasis de provocar una "petite mort" en el alma del lector...Es tan sutil su erotismo que se pierde en alguna palabra explícita para recrear hermosos y bellos poemas, es como si no quisiera ser soez al escribir erotismo, es un erotismo oculto, entre nieblas, entre sutilezas de letras y signos ortográficos. El erotismo es para ver, palpar, gozarlo y no hace falta entrar en los laberintos lúgubres de la pornografía para transmitirlo...
     Recomiendo leer el libro, no como poemario erótico, si no como un magistral trabajo poético. Esta mezcla de versos, prosa... en una palabra: Gran literatura, culmina en el poema YO ENTRO EN TI.
                   
                                      Opinión personal de: Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-


    La Comisura de Las Luciérnagas, pertenece a la colección: Cuadernos CÁLAMO / GESTO
                                             Aptdº de correos 88 - 33200 Gijón (Asturias) 


                                                          EROTISMO y Arte plástico. 

 
Il Re e' Nudo - Lucian Freud -


El éxtasis de Santa Teresa de Jesús - Bernini


                                  El gran poema erótico de FEDERICO GARCÍA LORCA

                                                               LA CASADA INFIEL

                                           Y que yo me la llevé al río
                                           creyendo que era mozuela,
                                           pero tenía marido.

                                           Fue la noche de Santiago
                                           y casi por compromiso.
                                           Se apagaron los faroles
                                           y se encendieron los grillos.
                                           En las últimas esquinas
                                           toqué sus pechos dormidos,
                                           y se me abrieron de pronto
                                           como ramos de jacintos.
                                           El almidón de su enagua
                                           me sonaba en el oído,
                                           como una pieza de seda
                                           rasgada por diez cuchillos.
                                           Sin luz de plata en sus copas
                                           los árboles han crecido,
                                           y un horizonte de perros
                                           ladra muy lejos del río.

                                           Pasadas las zarzamoras,
                                           los juncos y los espinos,
                                           bajo su mata de pelo
                                           hice un hoyo sobre el limo.
                                          Yo me quité la corbata.
                                           Ella se quitó el vestido.
                                           Yo el cinturón con revólver.
                                            Ella sus cuatro corpiños.
                                            Ni nardos ni caracolas
                                            tienen el cutis tan fino,
                                            ni los cristales con luna
                                            relumbran con ese brillo.
                                            Sus muslos se me escapaban
                                            como peces sorprendidos,
                                            la mitad llenos de lumbre,
                                            la mitad llenos de frío.
                                            Aquella noche corrí
                                            el mejor de los caminos,
                                            montado en potra de nácar
                                            sin bridas y sin estribos.
                                            No quiero decir, por hombre,
                                            las cosas que ella me dijo.
                                            La luz del entendimiento
                                            me hace ser muy comedido.
                                            Sucia de besos y arena
                                            yo me la llevé del río.
                                            Con el aire se batían
                                            las espadas de los lirios.

                                            Me porté como quien soy.
                                            Como un gitano legítimo.
                                            Le regalé un costurero
                                            grande de raso pajizo,
                                            y no quise enamorarme
                                            porque teniendo marido
                                            me dijo que era mozuela
                                            cuando la llevaba al río.


                                    Mi aportación ERÓTICA - MÍSTICA.  

 De madrugada
cuando pespuntea la luz en el Oriente
he sentido a mi cuerpo estremecerse,
se me ha erizado el vello,
he sentido el fuego de tus dedos
presionando a los puntos sutiles de mi epidermis,
mi alma ha penetrado en tu alma,
has sido jarrón aterciopelado
de mi espesa agua con sabor a almendras amargas.
Dos seres
entremezclados
sudorosos,
felpudos polvorientos,
sábanas de algodón y seda.
Amo a tu espíritu creativo
cuando mis mamillas se transmutan en turgencia dorada,
fuego...
tu cuerpo son llamaradas libertarias,
soy incapaz de hablar,
eres incapaz de decir versos oblicuos,
somos un solo ser ígneo,
dos obeliscos retozando unidos entre nubes evanescentes,
¡Gemidos de amor!
ni tu ni yo somos,
un instante...
y nuestras almas volaron
hacia la unidad y el éxtasis.

Poema escrito "A vuela ordenador la mañanada del Sábado 10 de Diciembre del 2.016
                                         -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-








1 comentario: