viernes, 18 de junio de 2021

Y LLEGÓ LA LLUVIA.

 

                                                     

                                             Y LLEGÓ LA LLUVIA.

Y llegó la lluvia

a mecer mis sentidos

mojar a mi espalda

 

                                               a recorrer mi epidermis

                                               escocer a mis ojos

                                               despertar a mi libido

 

a manchar manos misteriosas

claudicar ante los pies fríos

descubrir ríos de montaña

 

                                               caricias quebradas

                                               gemidos chispeantes

                                               melocotón sedoso salvaje

 

está fría el agua

remolinos de aire ardientes

contradicción del alma

 

                                               cuerpo que se contrae

                                               claudica ante el embate del aluvión

                                              arrastrando hojarasca y piedras

 

alma abierta de par en par

a un enamorado desconocido

que juguetea con la verdad oblicua

 

                                             llegó el momento

                                             del vaivén oscilante

                                             de los aullidos al viento

 

del encuentro entrecortado

de miel dispersa por los recovecos

libar fluidos paradisiacos

 

                                           calma meditativa

                                           emulsión Zen

                                           creación ilimitada

 

luz hiriente en el entrecejo

ilusiones amorfas

es tal la paz que las tonalidades ni se aprecian

          

                                          el innombrable susurra

                                          sones delirantes

                                          hormigueo celeste

 

la poesía llora

lo que llora el verso

por llorar placer inmenso

 

                                     ¿Y hablo de llorar

                                       de regar el cultivo

                                       hacer la molienda para dar un beso?

 

¿Y tengo valor para poner mis manos

  sobre la piel de un igual

  desembocar en el vesánico delirio?

 

                                  ¿He construido catapultas

                                    para lanzar toneladas de piedras

                                    a ese ser que vaga por las penumbras?

 

¿Tengo que paralizar mis instintos

  doblegar mi sensación de ser

  darme cuenta que no soy nada?

 

                                 ¿Las nubes que sierran mi glándula timo

                                   dejarán de lanzar cascadas acuosas

                                   para tomar conciencia que soy luz inerme?

 

¿Va a reventar mi corazón

   cuando el anochecer vierta su obscuridad

   y mi espíritu tiemble con la rosada helada?

 

                                       ¿Voy a dejar de sentirme culpable

                                          cuando el azor

                                          clave sus garras en mis piernas?

 

¿Hay que sonreír

  entre palabras dulces de pasión

  y contención amorosa?

 

                                       ¿Soy…somos luces

                                         que iluminan una parábola

                                         en nuestras entradas y salidas celestiales?

 

¿Claudico diosa de la aurora

  ante la chispeante lluvia

  ante la añorada adolescencia?

 

                                         ¿Dejo de danzar

                                           cantar

                                           si el solfeo paraliza mis extremidades?

 

¿Por qué me atormento

  si tu luz ¡Dios mío!

  posee la fuerza de penetrar en un enamorado?

 

                                        ¿Tengo conciencia de que soy mortal

                                           si fornico con la meditación

                                           y el amor – odio se transmutan en un todo?

 

La inquietud prevalece

en la meditación mas profunda

la energía personal no fenece

 

                                           Los enamorados agotan su fluidos

                                           cuando la fornicación

                                           produce descargas electrificadas

 

Alondras gavilanes

aves enternecedoras de presa

la realidad irreal mecen las nubes

 

                                           Preguntas

                                           ensoñaciones

                                           un águila arpía entre la lluvia volando.

 

La energía acuosa es

como una eyaculación interminable

orgásmicas palabras un vacío de muerte.

 

                                       Palpitaciones encubiertas

                                       deseo incontrolable

                                       por un tobogán precipitado.

 

Vacío ausente

mente repoblada de sueños

como un denso bosque que arde.

 

                                      Allá en el Olimpo

                                      tejen la libélulas

                                      los hilos son remojados con seminal líquido.

 

Hay que huir

como el espermatozoide huye de su origen

y esclavizarse al gusano de seda.

 

                                    Dios…diosa

                                    hombre…mujer

                                    hombre…hombre delirio profundo.

 

Envueltos en lodo y barro

retozando entre miel y licor

dulces instantes de enamorados.

 

                                    Sol…luna

                                    Tierra…Venus

                                    Saturno devorando a Neptuno.

 

Y la lluvia llegó

y llegó a lluvia

eyaculación y contracción.

 


Una frágil daga de hiriente corte

se desliza por la epidermis

de un doncel desnudo

adormecido en el césped

en un soto de río

apenas percibe la sombra del enamorado

sabe que está ahí

que porta la daga apasionada

calambrea la espalda

pincha sutilmente los glúteos

la entrepierna bulle de sangre láctea

se eriza el vello

cosquilleo en la planta de los pies

daga produciendo temor y placer

delirio de los sentidos

juguetea con el pelo en pecho

del doncel

el ombligo se encabrita

mamillas masculinas turgentes

pinchazo en el hombro

labios chispeantes

la alondra que canta

el azor que muestra sus garras

un te quiero aterciopelado

la daga hiere el alma

un  alarido entrecortado

una fuente de miel y néctar.

 


Meditación tensa

ausencia irreal

cauces atorbellinados

instantes palpitantes

cosquilleos

luz obscuridad

tensiones en los abrazos cálidos

hombre a hombre

refrescándose en cascadas acuosas

martirizando el yo

sucumbiendo al nosotros

caricias

velos sutiles

almas fortalezas del quiero

del deseo precipitado a la nada

no ser conciencia

no ser inconsciencia

aurora boreal

frío intenso

luz matérica

explosión

placer

delirio

descanso.

 

 

                      Montaje fotográfico: Rafael Arroyo Villemur.

                      Poemario de: -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-