jueves, 16 de septiembre de 2021

Sensaciones poéticas en la playa de un verano que ya fenece...

 

 




La empatía ¡Me importa!, ponerme en piel ajena cuando se sufre, cuando la libertad es atenazada ¿El egoísmo? A veces; es la única arma que pueden blandir los débiles.




 Poco antes de las ocho de la mañana

he disfrutado con la fuerza del oleaje

con la pleamar

esa resaca que anhelaba arrastrarme al océano

con la transmutación de la desembocadura

rio Piles – ría Piles

esas aguas que se adentran en los límites terrenales

ese Gijón quebrado

Gigia latino

donde se refrescaron los celtas

mis pensamientos atrevidos

soy un hombre “entendido”

amador de un semejante

no observo a las mujeres

práctica peligrosa

están en guardia

preparadas para el asalto

blandiendo tetamen

si no andas con ojo avizor

como mínimo

 te miran de soslayo

y te tildan de machista

aunque las honres

en lo mas adentro del alma.


Me entran ganas de escribir versos cuando veo estas imágenes

¡Las ganas que me entran!

me contengo

tristes seres humanos femeninos en un tierra de auténtico agobio

lugar donde el mal subyace

donde el dolor es intenso

donde las condición femenina es enclaustrada

donde los hombres perecen

mueren

arrancan sus cabezas con cimitarras

revientan a sus cuerpos con dinamita

¡Que triste!

¡Que tristeza!

seres humanos abocados al temor a la muerte maldita

hombres y mujeres

¡Todos!

¡Todas!

desde los lares de la opulencia

de la pretendida democracia

libertad

denuncian la opresión

con vestimentas que deberían ser arrojadas a la basura.

 


Soy extremadamente feliz con tan poca cosa

levantarme a las siete de la mañana

bostezar ruidosamente

vestirme casi con harapos

sin dinero encima

encaminarme a la playa

descalzarme

comenzar a caminar entre la arena y el oleaje

reflexionar sobre mi alma

sobre este cuerpo envejecido

imponerme una terapia acientífica

expulsando las correctas matemáticas

abrazar la sensación de transmitir poesía

huir del miedo

respirar aire iodado

delinquir sin cordura

musitar una oración

recordar que la nada ahí está

que me envuelve la fuerza marina y del sol

que Dios mece mi espíritu

que me espera al final de mi odisea.

 


 Está a punto de culminar el día

he sido incapaz de escribir un verso

mis letras se precipitan hacia el abismo

¿Dónde están las frases que debo de escribir?

los sentimientos del alma ardiente

arden con llamaradas fornicando con humaradas

y mi espíritu tiembla

en la tormenta celestial de un planeta agonizante

¡No quiero escribir esto…Dios mío!

noche oscura donde tu luna no emerge

¡Dios mío…haz que se desangre la luna pálida!

buenas noches amigos, amigas

Dios descansa

no me permite acurrucarme en su regazo.

 


 Desapareció la cordura de mi alma

me sumí en imágenes vesánicas de mi alterada mente

mañanada entre oleaje, arena y boira

humedad

epidermis fría

una cría de lenguado camuflándose en la arena

impresiones ópticas e hipnóticas

reflejos verdes centellantes

en la espuma salvaje del océano

deseo lanzar una oración al espacio

a ese Dios sol que no termina de mostrar su luz

su sabiduría

la boira impertinente

las nubes jugueteadoras

soy capaz de transmutarme

soñar

delirar

que soy un arcángel fornicador

que mi cuerpo se une al cuerpo de un hombre

que me río

disfruto

espantando a una vieja gaviota

mientras grazna como un cuervo hembra.

 


Desde el pedrero de San Pedro

hasta el pedrero del Piles

a “tiro piedra” de las “Chapones”

a las ocho de la mañana

arena agua playa

meditación caminada mística

zozobrando mi espíritu

hablando con mi alma

paseada iluminada hasta los Pericones

a contemplar al niño carbayu

sus pueriles ramajes

los quince poemas haciéndole la corte

Anah Dime me sonríe desde su mundo espírita

y habla a mi entrecejo

.-No le escribas poemas al carbayín

  dedícamelos a mi y te comes un carbayón

 brindando por mi espírita realidad.

 


Antes de las ocho de la mañana

ahí estaba

disfrutando de Ra…el Dios Sol

se mostraba tímido

sin Ñubero molestándole en la nuca

horizonte raso

sin nubes

y yo; en un frenesí iniciático

mis pies golpeando las aguas

de un salvaje Cantábrico

transmutado en una laguna

de belleza infinita

turquesas acariciando mis güeyos

libertad pletórica

gozo.

Estos versos he rescatado

del largo poema dominical

lo terminé con un paseo

una larga caminata hasta Viesques

sincera solidaridad

falsa moraleja de un cuento.

Dos días mas tarde

nuevas sensaciones en la playa

Dios deja de ser Dios

la mar alardea de fuerza

la luna llora entre tormentas

estoy a punto de despedir a un Martes

he estado inquieto

extraño

Dios me ha llorado

no ha permitido

que meditase en silencio.

 


A las ocho y cuarto de la mañana

el Dios sol se mostraba impúdico

playa de San Lorenzo con la pleamar bajando

yo

deseando meditar

imposible mirar el reflejo luminoso

en las aguas salvajes

irritaba y cegaba a mis ojos el sol

caminaba en silencio

el agua enfriaba a mis tobillos

era un anhelo meditar sobre el odio

la naturaleza etérea me decía no

no es el camino

el odio debe de caer en saco roto

que no se acumule

que no guarde sus palpitaciones intestinas

los homosexuales siempre han sido agredidos

les han marcado triángulos rosa

les han tatuado esvásticas

les han dibujado hoz y martillo

los han internado en campos de concentración

los han violado en gulags

un grupo de energúmenos

hace tres días

 a uno de mi misma condición

¡No lo escondo y nunca estuve en armario maldito!

le han violentado

marcándole a puñal en el glúteo

el término de: Maricón.


Una sentencia peyorativa

un afear el estilo de un pensador

un escritor

un poeta

hoy; me han tildado de hiriente

¡Que vocablo mas expresivo!

¡Que halago he recibido!

sin el deseo del que me ha juzgado

hirientes fueron

Miguel Hernández

Federico García Lorca

Antonio Machado

Antonio Buero Vallejo

tanto llegaron a serlo

uno murió en la cárcel

otro fusilado

hasta abandonaron a uno en un prostíbulo de Coillure

¡Uno triunfó!

a costa de acompañar y dibujar a Miguel

en la cárcel

de ser condenado a muerte y conmutado

así debemos ser los que lanzamos plumas y letras

hirientes hasta la médula

hirientes hasta enemistar a los dioses

hiere el escultor

la madera

la piedra

el mármol

el esmaltador hiere el metal

con fuego

con llamaradas sutiles

para dominar el sílice

incluso hiere el reciclador

las latas de conserva las transmuta en armazones

donde sublimará el arte

¡Soy hiriente…¿Y qué…?!

y seré capaz de pensar

unos veces como un carcamal de derechas

otras como una antigualla de izquierdas

hasta como lo que soy

un anarquista

un libre pensador

hiriendo con mi sable erótico

a  lo mas profundo de mi DIOS.

 


Siete y cuarenta y cinco minutos de la mañanada

en Gijón

cielo raso

me recuerda al estepario castellano

ambiente fresco

creativo

por eso estoy escribiendo este poema

de playa no playa

de pleamar tranquila

ese run run que abanica los oídos

apenas franja de arena

a lo largo del paseo litoral

solitario

muy solitario

inquietante y propicio instante para meditar

tres jóvenes se sonrían con alegría en una de las escaleras

.-Jóvenes todavía hay felicidad en el mundo ¡Disfrutad!

Y medito

y recuerdo a un parleru carbayín

no quiero que me hable

todavía es pueril

prefiero el aliento amistoso

de un ser

que ya nunca olvidaré

es un espíritu cargado de bondad artística

Anah Dime.

 


El pespunte del vals de las nubes

no impedía al majestuoso Dios sol

mostrarse impúdico ante los seres vivos

que jugueteábamos entre la arena y el oleaje

en la playa mítica gijonesa de San Lorenzo

primeros momentos de la mañanada

el mar mostrando oleaje y coraje

esa resaca saludable para martirizar a los pies

para que se anclasen en la arena

y no ser arrastrados hacia el fondo del paraíso

Dios corroía mis sentimientos

su continuo palpitar en mi mente humana

el pensamiento de la muerte

tan cercano en esta época

ha muerto el marido de una poetisa

mañana: ¿Seré yo, el que se abrace al seno de Abraham?

¿Qué ser cercano a mi espirará sin besar la luz lunar?

preguntas

preguntas

preguntas

preguntas sin respuestas

día dominical

para sumirse en ese Dios misterioso

que nos dice:

.-Adelante disfrutar de mi creación

   vivir

   revolotear el instante

   como lo hacen las gaviotas

   sin analizar mi misterio

   y sin tener conciencia de finitud.

 


He terminado el día

haciéndome la manicura

de mis manos y pies envejecidos

todavía puedo hacérmela yo mismo

deseo escribir versos

que formen un poema nocturno

antes de dormir

antes que las pesadillas pululen por mi onirismo

que mis poemas se conozcan

que sean leídos

en una red social

o en un blog antiguo

posiblemente no vuelva a recitar

a decir esas frases que emanan de mi alma

fracaso tras fracaso

soy hiriente

quizás por eso entre en el olvido

vejez que huele a alzhéimer

seguiré escribiendo

seguiré escribiendo

aunque lo que me apasiona

es ser un aedo en el desierto.



     Fotografías de: Joseba Ayensa.

    Aforismo y poemas de: -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-