domingo, 24 de enero de 2016

EL MAR.......el que inunda nuestra alma.

             Esta entrada del "Blog" se la tendría que dedicar a mi buen amigo Florentino Huerga (uno de los poetas "hombritos"), pero el ya no está con nosotros, en este mundo de conflictos e intensidad física, él nos observa desde el planeta imaginario de la poesía y arte.
            Se la dedico muy especialmente a otro poeta "hombrito", al que doy un abrazo fraternal cada quince días; el Viernes en el evento poético del "Laberinto de Ariadna", es Pepe Costero.
           Los dos "niños de la guerra", de la guerra civil, la que desgarró a amigos, familia, enemigos y a toda la población de Iberia, esas consecuencias que marcaron el devenir del siglo XX.
           Los contendientes han fenecido; quizá quede algún centenario...pero aquellos niños de la guerra siguen vivos, como abuelos y siguen recordando los fusilamientos en el Campo de la Bota, las llegadas de los contrarios para trasladar a los familiares al paredón de los cementerios, a las cunetas de los caminos. En la Ribera del Queiles todavía recuerdan el pequeño cementerio de Urzante...Recuerdo mi temporada de auto-stopista, una vez me recogió un camionero de Murchante, me explicaba que cuando era niño en plena guerra civil jugaban y divertían acercándose a Urzante a presenciar las salvas asesinas contra los republicanos de la zona, me decía: como caía al suelo dando vueltas una mujer gorda echando juramentos e insultos a los asesinos uniformados de falange o de requetés, herida de muerte...Y los republicanos también asesinaron, unos y otros se fueron matando, aniquilando...
         Y después; la hambre física, la hambre por falta de justicia, por falta de humanidad...Y la tuberculosis galopante, y los sanatorios de la muerte...apenas les quedaba esperanza...
         Florentino Huerga, zamorano de origen, siempre decía que era leonés. Pasó su juventud en un sanatorio de tísicos en León esperando la muerte, leyendo mucha poesía y dejando varias veces de tomar las dosis incurables...Él salió del sanatorio siendo poeta con una gran fuerza vital a pesar que le faltaba un trozo de pulmón. El "hombrito" Florentino conoció al "hombrito" Pepe, dos niños que llegaron a abuelos.
       Va por ti, Pepe Costero, un gran amigo mío, un poeta que sigue escribiendo, que sigue luchando día a dia por la realidad poética.
       Agustí Villaronga, dirigió en 1.987 la película: Tras el cristal, película de terror psicológico con altas dosis de sadomasoquismo, terror intelectual para intelectuales...En el año 2.000 dirigió: El Mar, también de terror, pero de terror cercano, de terror a la muerte, de terror a los pasillos que desembocan en la morgue, de terror a las expectoraciones sangrantes, del terror a la desesperanza, del terror al pecado, del terror a Dios...
      Vi la película en la segunda cadena de T.V.E., el Viernes 22 de Enero del 2.016. La escena que mas me impactó, fue la muerte de un adolescente en los brazos de otro, el superviviente se puso encima del fenecido intentando darle un suspiro de vida, de boca a boca y musitó: .-Solo quiero sentir que Dios esté en mi.


                                         Esa mirada
                                                           esa mirada
                                                                            al desconcierto del momento.
                                        Adolescente terrible
                                                                      porque su niñez fue horrible.
                                        Estúpidas muertes en paredones
                                        en las cuevas horadadas por la fuerza del mar.
                                        ........y no se ve la mar...está reseca de esperanza.
                                        Fluye la sangre por sus pulmones heridos
                                        .......su vida: el momento
                                                                             la testosterona,
                                       bulle de deseo, abraza  la obscuridad de la noche.
                                       Encuentra a la niña
                                       adolescente con toca de monja
                                       enamorada de Dios
                                       y del salvaje con tisis galopante.
                                       Abrazo cálido ausente de amor.
                                       El amor se encuentra en el mar
                                       ...el que inunda nuestra alma.
                                      Confusión
                                                      cilicios
                                                                rezos al alba
                                                                                   sentido de pecado.
                                     Amor de hombre a hombre
                                     adolescentes confusos
                                     esperan el diagnóstico de las tres cruces
                                     expectoraciones sangrantes.
                                     Pasión
                                                carnes entremezcladas
                                     cayendo en la tentación de huidizas oraciones
                                     ¡Encuentro de pene a ano
                                      de ano a pene!
                                     Pecado
                                     ¡Hay que matar la tentación!
                                     rezos fúnebres
                                     estilete a la nuca
                                     cuchillas de afeitar a las venas
                                     baño de sangre y semén.
                                     Muerte de los dos jóvenes
                                     el paseo por los pasillos
                                     que desembocan en la morgue.

          Poema escrito "A vuela ordenador" inspirado en la película: El Mar, el Domingo 24 de Enero del 2.016.
                             -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-
                     



sábado, 16 de enero de 2016

NADIE HABLARÁ DE NOSOTRAS CUANDO HAYAMOS MUERTO

          Esta entrada se la tenía que dedicar a mi madre; pues desde que abandonó su estructura corpórea y dio el salto al vacío de los espacios, he sido incapaz durante estos tres meses de escribir poesía.
         No se la dedico, pues ella me hubiera dicho: .-No me dediques esto a mi, escribo mejor que tu, además deberías de escribir las cosas sencillas y amables de la vida...Esto no pega ni junta.
         El Viernes, 15 de Enero, la segunda cadena de televisión española emitió la película: Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto.
         Magnífica película, magníficas interpretaciones, magnífica dirección...¡No hay duda que me gustó! que la padecí para disfrutarla...Y lo que transmite no son las pequeñas cosas y sencillas de la vida ¡Transmite su fuerza, su dolor, su violencia! y me inspiró un poema escrito "A vuela ordenador" la mañanada del 16 de Enero del 2.016.

                      NADIE HABLARÁ DE NOSOTRAS CUANDO HAYAMOS MUERTO




Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto
cuando el narco-tráfico reviente en nuestras sienes
cuando mamemos el cilindro mortífero de los sabuesos
.-Sigue...sigue mamando...sigue...estoy a punto de disparar al contrario.
Semen, sangre, odio, salpicaduras de sangre en el rostro.
Los toreros esperan
antes del paseillo artístico
estoques preparados
banderillas que hieren rodillas
y dinero ¡Mucho dinero!
la desesperación
vidas frustradas
anhelos perdidos.
Mujer; de torero en coma
huida
puta de la noche
incapaz de vislumbrar a Venus
alcohol que tapona la vista
madre abrazadora
dura, por estar esclavizada en cárceles franquistas.
¡Frustración!
Desayuno en la desesperanza
el albero se encharca de líquidos púrpuras
que fornican con arena del desierto.
Sicario,
arrepentimientos quebrados
historia de mujeres
triunfadoras a través de la falsa abnegación.
¡Ordena la dama de la heroína!
revólver en el salpicadero
dirige a los hombres al asesinato
al secuestro de la puta, testigo directo
¡Vence ella!, la víctima
entrega su rodilla al destornillador del tormento
a la merluza rellena de marisco
mamadas, alcohol, ironía.
¡Frustración torera!
La madre se entrega a la esperanza
dando muerte al coma
y suicidándose después de las cinco de la tarde.

     -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-